La historia del mexicano que murió tras un encuentro con la policía de EU

Marco Nápoles falleció luego del encuentro con policías de San Diego
Marco Nápoles falleció luego del encuentro con policías de San Diego

La historia del mexicano que murió tras un encuentro con la policía de EU

Uso de la fuerza.Marco Nápoles falleció luego del encuentro con policías de San Diego
Especial
2019-12-19 |11:13 Hrs.Actualización11:13 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque no es la primera vez que se denuncia uso excesivo de la fuerza contra connacionales 

Marco Antonio Nápoles Rosales, un mexicano de 29 años residente en Estados Unidos, fue detenido por policías de San Diego, California, afuera de una tienda de conveniencia.

Esto, luego de que la encargada de la tienda hiciera una llamada al 911 y asegurara que la actitud de Marco era sospechosa, la hacía sentir incómoda y que incluso parecía estar bajo la influencia de alguna sustancia.

Tras la denuncia, varios policías acudieron al lugar y realizaron la detención. En un video se observa como Nápoles fue sometido a distintas vejaciones como propinarle golpes, descargas eléctricas e incluso le colocaron una bolsa en la cabeza. Horas más tarde falleció a consecuencia de un paro cardíaco.

Este incidente ocurrió hace 18 eses y la familia pide castigo a los responsables y la reparación del daño, luego de que el gobierno de San Diego exoneraran a los oficiales encargados de la detención del mexicano, pues determinaron que la causa de la muerte fue originada por el consumo de metanfetamina.

Sin embargo, la defensa asegura que sin el uso excesivo de la fuerza, el mexicano no hubiera muerto.

Ante los hechos, el gobierno de México, a través del Consulado General, se pronunció en contra del uso excesivo de la fuerza hacia cualquier persona, independientemente de su nacionalidad o estatus migratorio.

Las autoridades mexicanas proporcionaron asistencia a los familiares de la víctima y asignaron un abogado para resolver el caso.

Y este 3 de diciembre, el equipo legal presentó una demanda civil en el tribunal federal en contra del condado de San Diego, el sheriff William D. Gore, el sargento Dwain Washington y otros 11 oficiales de la corporación.