Las razones por las que el gobierno federal le pidió perdón a Lydia Cacho

La periodista expuso una red de abuso sexual infantil que involucró a empresarios y políticos
La periodista expuso una red de abuso sexual infantil que involucró a empresarios y políticos

Las razones por las que el gobierno federal le pidió perdón a Lydia Cacho

Torturada.La periodista expuso una red de abuso sexual infantil que involucró a empresarios y políticos
Cuartoscuro
2019-01-10 |21:46 Hrs.Actualización21:46 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque la violencia sexual contra los niños debe ser investigada y castigada

En un acto histórico, el gobierno mexicano le ofreció una disculpa pública a la periodista y defensora de derechos humanos Lydia Cacho Ribeiro por la violación a sus derechos civiles y políticos por distintas autoridades mexicanas en 2005.

Por su parte, Lydia Cacho comentó que aunque el acto es por la tortura que se cometió en su contra, “definitivamente es representativo de lo que hemos vivido los periodistas durante tantas décadas”.

La disculpa llega después de que un informe de la ONU estableciera la arbitrariedad de la detención de la periodista en diciembre de 2005, así como el uso del aparato de la justicia para perseguir a defensores de derechos humanos, periodistas y cualquier persona que defienda la libertad de expresión.

Además, dijo que la detención y tortura a las que fue sometida son consecuencia de lo publicado en su libro Los demonios del edén.

¿QUIÉN ES LYDIA CACHO?

Es una periodista, feminista, escritora y defensora de los derechos humanos nacida en la Ciudad de México.

Ha publicado exitosos libros como Los demonios del edén y Memorias de una Infamia, además de ser fundadora del Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM) Cancún.

Fuente: Cuartoscuro

Entre la lista de premios que ha ganado se encuentran OXFAM Human Rights Award, el Premio Mundial UNESCO-Guillermo Cano de Libertad de Prensa 2008 y el World Press International Hero 2010.

¿QUÉ FUE LO QUE PASÓ?

En 2005, Lydia Cacho presentó el libro Los demonios del edén en el cual, gracias a una investigación periodística, exponía la existencia de una red de pederastas que contaba con la participación y protección de políticos mexicanos y empresarios.

Ese mismo año, en diciembre, la periodista fue detenida en Cancún por la policía judicial poblana acusada de difamación y calumnia en contra del empresario Kamel Nacif, quien aparecía en el libro de Cacho como uno de los personajes que protegían al pederasta Jean Succar Kuri.

Fuente: Cuartoscuro

Cacho fue trasladada vía terrestre hasta la ciudad de Puebla en medio de amenazas y agresiones en su contra. Logró su libertad tras pagar una fianza de 70 mil pesos.

"Me aseguraron que querían pasar a ver el mar en la noche; me preguntaron si sabía nadar, y uno de ellos habló sobre 'la gente que se ahoga'. Me preguntaron por mi libro 'sobre un pederasta' y hablaron sobre cómo en las cárceles se viola a los que se meten 'en eso'. A mí me llevarían a la cárcel"

«Lydia Cacho»

En ese tiempo, el gobierno de Puebla estaba en manos de Mario Marín, el gober precioso, quien se hizo acreedor a ese apodo después de que se filtraran las llamadas en las que él y el empresario Kamel Nacif hablaban sobre la detención de Lydia Cacho como un "coscorrón".

En la grabación se escucha a Nacif decirle al entones gobernador: "Mi gober precioso, tú eres el héroe de esta película (la detención a Lydia Cacho)".

Fuente: Cuartoscuro

Por su parte, Marín revira: "ya ayer le acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley y no hay impunidad y quien comete un delito se llama delincuente. Y que no se quiera hacer la víctima y no quiera estar aprovechando para hacerse publicidad. Ya le mandé un mensaje, a ver cómo nos contesta. Pero es que nos ha estado jode y jode, así que se lleve su coscorrón y que aprendan otros y otras".

La conversación termina cuando Nacif le ofrece mandar una "bellísima botella de coñac" (presuntamente una mujer) en agradecimiento por la detención de la periodista. "¿Te la vas a echar? Pues entonces te voy a mandar dos, no una", concluye el empresario.

Jean Succar Kuri, mencionado en libro como líder de la red de pornografía y trata infantil, recibió una condena de 112 años por estos delitos.

Además de Kamel Nacif, de acuerdo con la escritora, parte de dicha red de pederastia incluía al priista Emilio Gamboa y al exgobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes.

En julio de 2018, la ONU ordenó al Estado mexicano una investigación exhaustiva y pronta de los hechos en contra de la periodista Lydia Cacho.