¿Qué efectos a largo plazo puedes experimentar si tuviste COVID-19?

La pandemia de COVID-19 ha puesto en jaque los sistemas de salud y económicos de todo el mundo
La pandemia de COVID-19 ha puesto en jaque los sistemas de salud y económicos de todo el mundo

¿Qué efectos a largo plazo puedes experimentar si tuviste COVID-19?

COVID-19La pandemia de COVID-19 ha puesto en jaque los sistemas de salud y económicos de todo el mundo
Cuartoscuro
2020-07-08 |11:41 Hrs.Actualización11:41 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el COVID-19 estpa sorprendiendo al mundo entero y a la comunidad científica 

¿Cuáles son los posibles efectos a largo plazo de haber padecido COVID-19?

Son difíciles de conocer porque el virus SARS-CoV-2 todavía es tan nuevo que los científicos no saben mucho sobre los efectos a largo plazo. La mejor evidencia proviene de los propios pacientes, y algunos experimentan una variedad de síntomas mucho después de que sus infecciones desaparecieron.

La mayoría de las personas se recuperan en unas pocas semanas. Para quienes experimentan efectos a largo plazo, los problemas más comunes son episodios de agotamiento, dolores de cabeza, ansiedad y dolores musculares que pueden durar al menos varias semanas más.

Los pacientes que requieren cuidados intensivos, incluidos los que son conectados a ventiladores o reciben diálisis renal, pueden experimentar problemas más graves.

La cicatrización pulmonar puede aparecer en personas que desarrollaron neumonía. También se ha informado de inflamación cardíaca, latidos cardíacos irregulares y empeoramiento de la función renal y hepática. Sin embargo, es demasiado pronto para saber si podrían ser problemas permanentes.

Los sobrevivientes que tuvieron estadías prolongadas en cuidados intensivos a veces necesitan oxigenoterapia o diálisis en el hogar. Algunos también desarrollan una afección llamada síndrome de cuidados intensivos, que puede incluir debilidad muscular persistente y problemas de memoria. 

Eso puede ocurrir después de cualquier enfermedad crítica y puede estar relacionado con la sedación y el confinamiento prolongado en la cama durante la hospitalización.

También existe el riesgo de desarrollar coágulos de sangre durante y después de las infecciones por COVID-19, ocasionalmente causando accidentes cerebrovasculares. Incluso en casos menos graves, se prescriben anticoagulantes y pueden requerir cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de sangrado.

La mayoría de los síntomas parecen desaparecer eventualmente, aseguró el doctor Thomas McGinn, de los Institutos Feinstein de Investigación Médica en Nueva York, quien participó en uno de los estudios más grandes de pacientes con el virus SARS-CoV-2 en los Estados Unidos.

"Es solo cuestión de cuándo. Para algunos pacientes, puede llevar más tiempo que otros", enfatizó.