Viajes en clase ejecutiva, un lujo que los ciudadanos pagamos a los senadores

Clase ejecutiva.
Los senadores viajan en este tipo de asientos si el vuelo es internacional
Clase ejecutiva.
Los senadores viajan en este tipo de asientos si el vuelo es internacional

Viajes en clase ejecutiva, un lujo que los ciudadanos pagamos a los senadores

Clase ejecutiva.Los senadores viajan en este tipo de asientos si el vuelo es internacional
Especial
2017-11-14 |06:12 Hrs.Actualización07:00 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque los legisladores hablan de austeridad, pero ni siquiera la promueven en sus reglamentos 

Los senadores han hecho 201 viajes en menos de dos años, entre nacionales e internacionales, y nos han costado a los ciudadanos 45 millones 292 mil 340 pesos.

Uno de los gastos de ese costo total son los boletos de avión. Los senadores, tan solo en lo que va de la LXIII Legislatura, desde septiembre de 2015 a junio de 2017, utilizaron 26 millones 687 mil 999 pesos en boletos de avión, de acuerdo con un cálculo hecho por Nación321 a partir de las facturas de viajes de cada uno de los 128 senadores.

Pero aquí hay algo a destacar, si los viajes son internacionales y de más de 4 horas, los senadores deben viajar en clase ejecutiva por reglamento. SÍ, POR REGLAMENTO.

Otra razón para la compra de boletos en clase ejecutiva es cuando el senador por motivos de salud lo justifique. 

Y claro, estos vuelos son de mayor precio con respecto a la clase turista.  

Sin embargo, los lineamientos sí ofrecen al senador la posibilidad de cambiar el tipo de asiento.

"Si un senador solicita que su boleto sea en una clase menor a la aprobada por la duración del vuelo, se deberá adquirir con esa característica", se detalla en el numeral segundo, punto cinco del Acuerdo de la Mesa Directiva y de la Jucopo para la adquisición de los pasajes aéreos. 

¿Y LA AUSTERIDAD?

Según los lineamientos de viaje del Senado, estos deben regirse bajo los principios de "transparencia, austeridad, racionalidad y máxima eficiencia"

Sin embargo, el Senado compra pasajes aéreos que no se apegan necesariamente a esos principios. 

Como ejemplo, dos vuelos del senador priista Manuel Cavazos (a quien quizá recuerdes por ser el senador menos productivo) a Nueva Delhi, India, cuyo costo fue de 192 mil 205 pesos. Asimismo, Cavazos fue parte de una comitiva a Fiyi, donde el senador usó un boleto de 186 mil 450 pesos. 

 

¿Y PARA QUÉ SIRVEN?

En entrevista con Nación321, las senadoras que más viajan comentaron que en general el criterio de la asignación de vuelos no está en sus manos. 

"Eso no lo sé", comentó la senadora del PRI, Rocío Pineda Gochi, quien aseguró que era un tema administrativo. Además comentó que "la investidura" del senador justifica el viaje en clase ejecutiva. 

La senadora panista Laura Rojas confesó que estaría dispuesta a viajar en clase turista siempre y cuando el Senado otorgue un día más "para reponerse" de los vuelos y los cambios de horario. 

Gabriela Cuevas, senadora del PAN, comentó que lo ideal sería que el criterio establezca seis horas, y no cuatro, como requisito para que los viajes sean en clase ejecutiva. 

Asimismo, Lisbeth Hernández Lecona, del PRI, considera que sí ha habido criterios de austeridad, pero también considera que cada viaje debe estar muy bien justificado. 

Nación321 solicitó, vía telefónica y presencial, una entrevista con el director de la Secretaría General de Servicios Administrativos, Roberto Figueroa, pero no se obtuvo respuesta.  

Esta área del Senado tiene por obligación cotizar opciones "por lo menos en tres agencias o aerolíneas" o "con aquella que el senador aporte de menor precio". 

¿CÓMO SE DECIDEN LOS VIAJES?

Para empezar, el Senado sí tiene la facultad de analizar la política exterior del país así como "establecer canales de negociación distintos de aquellos que se instrumentan a través de las cancillerías". Es decir, los viajes al exterior sí son parte de sus atribuciones y facultades. 

El Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques, perteneciente al Senado, debe integrar la "Agenda Internacional de Compromisos para el Senado" y presentarla trimestralmente a la Mesa Directiva. 

La Mesa tiene la responsabilidad de coordinar los apoyos técnicos y administrativos, así como la aprobación de los viajes con base en las propuestas de la Junta de Coordinación Política (Jucopo). A su vez, la Jucopo recibe las solicitudes de los senadores y las comisiones de la Cámara.

Las peticiones deben presentarse cuando menos con 15 días hábiles de anticipación al evento en viajes internacionales y cinco días cuando se trata de salidas nacionales. Como bien sabes, los boletos de avión son más caros mientras más cercana sea la fecha de vuelo. 

Una vez que se llegan a los acuerdos, la Secretaría General de Servicios Administrativos es quien se encarga de la entrega de viáticos y de la compra de boletos de avión.

¿Y LOS VIÁTICOS?

El Senado da recursos económicos a los legisladores y personal de la Cámara para hoteles, traslados y comidas. Los llamados viáticos se asignan en general de dos formas: un criterio para viajes nacionales y otro para las salidas al extranjero. 

En el caso de las comisiones nacionales, los senadores y altos funcionarios reciben hasta 2 mil 850 pesos por día. El resto del personal tiene acceso a mil 700 pesos. 

En el caso de los viajes fuera del país hay dos criterios: en la zona del euro se le asignan hasta 450 euros por día (9 mil 900 pesos por día, con un tipo de cambio de 22 pesos). 

Si se va a cualquier parte del resto del mundo se pueden dar hasta 520 dólares diarios (9 mil 880 pesos con un tipo de cambio de 19 pesos). 

En la actual Legislatura se han gastado 18 millones 599 mil 697 pesos en viáticos de septiembre de 2015 a junio de 2017. 

Los senadores no tienen la obligación de comprobar gastos ni entregar facturas de estos recursos. 

¿SE JUSTIFICA?

Hay senadoras como Laura Rojas que comentan que es difícil que los viajes tengan beneficios "súper concretos" para la ciudadanía. Y es que las propias leyes establecen que las relaciones diplomáticas entre los países "han evolucionado" para involucrar a los órganos parlamentarios en la discusión de temas de interés general como la pobreza, la educación, migración, cambio climático o la lucha contra el crimen organizado. 

La senadora Pineda Gochi considera que el éxito de un viaje y su utilidad van más allá de presentar iniciativas.