Cómo subarrendar una habitación en tu departamento

Contar con un inquilino en tu hogar no es fácil, lo importante es ponerse de acuerdo para que la convivencia sea sana
Contar con un inquilino en tu hogar no es fácil, lo importante es ponerse de acuerdo para que la convivencia sea sana

Cómo subarrendar una habitación en tu departamento

Compartido.Contar con un inquilino en tu hogar no es fácil, lo importante es ponerse de acuerdo para que la convivencia sea sana
Nación321
2020-06-24 |07:00 Hrs.Actualización07:00 Hrs.

Existen varias formas de renta de departamento compartido donde el inmueble se renta a más de un inquilino para compartir los gastos que este implica. Una de ellas es el subarrendamiento, el cual consiste en que el inquilino actual renta directamente una habitación dentro del mismo departamento. Esto sí es posible legalmente, sólo que con algunos requisitos.

En esta ocasión, Vivanuncios, el portal inmobiliario de eBay, te dice lo que debes saber acerca de esta forma de arrendamiento y te da consejos para que puedas tener una buena convivencia con tu nuevo compañero de departamento.

Cuida los aspectos legales

El Título Sexto, capítulo VIII del Código Civil Federal, expresa cómo subarrendar y manifiesta que este mecanismo sólo es permitido con consentimiento expreso y por escrito del arrendatario, es decir, debe estar permitido con una cláusula en el contrato de arrendamiento original.

Por lo tanto, asegúrate de que exista esta cláusula o manifiesta desde el inicio al propietario tu intención de subarrendar el inmueble en el futuro, para que se incluya esa cláusula antes de firmar el contrato. Eso no significa que vayas a hacerlo inmediatamente, pero si decides o necesitas hacerlo en el futuro, ya no tendrás impedimento en el tema legal. 

Es esencial contar con este respaldo, ya que el artículo 2489, apartado III del Código Civil permite al propietario rescindir el contrato si se hace un subarriendo sin su consentimiento.

Aún así, la existencia de esta cláusula no es suficiente. Se debe hacer manifiesto el consentimiento del arrendador mediante un documento de Autorización para subarrendar.

Una vez que sepas cómo subarrendar y que encuentres un inquilino, debes celebrar un nuevo contrato de arrendamiento con él, donde se estipulen sus derechos y obligaciones. Es importante señalar que el monto del subarriendo no puede ser mayor a la renta original del inquilino y la duración de este segundo contrato tampoco puede ser mayor que la del contrato original.

Fija una renta razonable

El subarriendo es una forma de renta de departamento compartido, por lo tanto, su precio debe ser acorde al uso que el nuevo inquilino dará al inmueble. Tampoco se trata de hacer que este pague por completo tu renta, sin mencionar que es muy improbable que alguien acceda a esto. 

Haz un cálculo aproximado de los recursos y espacios que utilizará y con base en ello, fija un precio razonable. También debes tomar en cuenta los precios de habitaciones en la zona para ajustarlo a ellos.

Si no estás seguro de cómo determinar el precio, puedes simplemente dividir en partes iguales el monto total de la renta. Si pagas los servicios básicos aparte, puedes estipular en el contrato de subarrendamiento que el monto de estos se dividan en partes iguales cada periodo.

Despersonaliza la habitación

Para subarrendar habitaciones, debes adecuarlas para que cualquier persona pueda vivir en ella. Retira todos los elementos decorativos como adornos, piezas de colección personal, cuadros, fotografías, y cualquier otro elemento que refleje tus gustos personales. 

Opta por una decoración minimalista, dejando sólo elementos esenciales como una cama, un ropero, una mesa de dormir y cualquier otro mobiliario que consideres necesario. Procura que la pintura sea de un color neutro y entrega la habitación en buen estado.

Así mismo, pide al subarrendatario que haga las menores modificaciones posibles, ya que el inmueble no pertenece a ninguno de los dos, sino al propietario, quien puede tomar a mal que se hagan cambios a su departamento.

Define horarios y espacios

La convivencia es fundamental al momento de subarrendar habitaciones, sin importar si la persona es conocida tuya o no. Para garantizar una buena relación, debes establecer reglas de convivencia, que contemplen horarios de uso de habitaciones compartidas, principalmente baño y cocina, así como de lavandería. De forma similar, debes definir espacios para guardar despensa, comida en el refrigerador, artículos de higiene personal en el baño y áreas de secado de ropa.

Establece reglas acerca de limpieza, por ejemplo del baño, de los trastes y utensilios después de cocinar y comer, limpieza de la estufa, uso de la lavadora, etc. Define horarios de llegada en las noches y normas en cuanto a mascotas, visitas y música o ruidos.

Estipula todo esto en el contrato de subarrendamiento. Una sana convivencia les asegurará a ambos una relación provechosa durante mucho tiempo.

Garantiza la privacidad del inquilino

Si bien un subarriendo se trata de una renta de departamento compartido, todo inquilino tiene derecho a la privacidad en su habitación, siempre que no infrinja los acuerdos de convivencia ni cometa actos ilícitos dentro de ella.

Garantiza que la cerradura de la habitación del inquilino funcione correctamente y que sólo él tenga acceso a la llave y pueda decidir si mantener abierto o cerrado. No es correcto tener una llave de una habitación ajena bajo ninguna excusa. El único que puede tenerla, por precaución, es el propietario del inmueble.

Respetar el tiempo y espacios entre los habitantes del departamento es fundamental para fomentar una sana convivencia.

Ahora ya sabes cómo subarrendar una habitación. Siguiendo estos consejos, podrás estar seguro de encontrar al mejor inquilino para compartir tu renta y aligerar tus gastos. Recuerda que en Vivanuncios puedes encontrar muchísimas ofertas para rentar un inmueble en cualquier parte del país.