4 veces que los morenistas 'mandaron al diablo' instituciones, leyes y normas

Congreso.
Morena es mayoría en ambas cámaras del Congreso. En Diputados tiene el 63% de los curules y en el Senado tiene 58% de los escaños
Congreso.
Morena es mayoría en ambas cámaras del Congreso. En Diputados tiene el 63% de los curules y en el Senado tiene 58% de los escaños

4 veces que los morenistas 'mandaron al diablo' instituciones, leyes y normas

Congreso.Morena es mayoría en ambas cámaras del Congreso. En Diputados tiene el 63% de los curules y en el Senado tiene 58% de los escaños
Cuartoscuro
2019-11-21 |06:48 Hrs.Actualización06:48 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque estos actos pueden poner en duda la democracia del país 

A tan solo cuatro años de haber obtenido su registro como partido, Morena ya tiene la Presidencia con Andrés Manuel López Obrador, controla el Congreso federal, 20 congresos locales y este 2019 integró dos estados a su lista con los que suman siete las entidades en donde el partido de AMLO gobierna. Este dominio político ha permitido a los morenistas darse 'licencias' que van desde cambiar leyes hasta de plano no cumplirlas sin repercusión alguna. 

Te presentamos algunos casos en los que morenistas han 'torcido' o de plano modificado las leyes para lograr su cometido. 

1. LA CNDH

La elección de Rosario Piedra Ibarra como nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) causó indignación en la ciudadanía y fuertes críticas por parte de la oposición, al considerar que con su nombramiento se termina con la autonomía de una institución.

Entre los requisitos que se pedían en la convocatoria para ocupar la titularidad de la CNDH estaban tener experiencia en materia de derechos humanos o actividades afines; no haber desempeñado cargos públicos a nivel federal o estatal en el año anterior a su elección ni cargos de dirección en algún partido político; sin embargo, Piedra Ibarra fungió como consejera de Morena hasta poco antes de tomar protesta al cargo

Tras semanas de incertidumbre, y dos intentos de votación, el 7 de noviembre, el Senado eligió a María del Rosario Piedra Ibarra para ser la nueva ombudsperson con 76 votos a favor, con lo que se logró la mayoría calificada. En la Cámara Alta, el partido de AMLO tiene 59 escaños, pero si contamos el apoyo del PT, que sumó 6 lugares, y del PES, que aporta otros 5, da un total de 70 senadores de la coalición en un Senado con 120 lugares. 

Tras la muy tropezada llegada de Piedra Ibarra a la CNDH, algunos gobernadores y alcaldes del Partido Acción Nacional (PAN) declararon que no aceptarán las recomendaciones de la CNDH hasta que Piedra Ibarra renuncie al cargo. 

Este miércoles, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, afirmó que la Constitución señala que la autoridad que no acate recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) es sujeto de juicio político e incluso de destitución.

El también coordinador de los senadores de Morena precisó que, de acuerdo con la ley de este organismo autónomo y la Constitución Mexicana, todas las recomendaciones deben ser aceptadas y la autoridad tiene la obligación de atenderla y quien no lo haga debe comparecer en el Senado.

2. LA LEY BONILLA

Otra acción de los morenistas que sacó de onda a todos, incluso a algunos morenistas fue la llamada Ley Bonilla. Ahí te va la historia: 

Jaime Bonilla, gobernador electo en Baja California, fue votado para estar DOS AÑOS en el poder; sin embargo, al Congreso se le ocurrió que era buena idea extender el gobierno a cinco años (¿por qué no?) y, en un duro revés a la democracia, se aprobó una reforma a su constitución local para que morenista gobierne 5 AÑOS. 

Luego de semanas entre que sí y que no y que si eran dos o cinco años, el pasado 17 de octubre se publicó la Ley Bonilla en el Diario Oficial del estado y entró en vigor al día siguiente.

Pese a las quejas y reclamos, el 1 de noviembre Jaime Bonilla tomó protesta como gobernador del estado por un periodo de 5 años (chale); sin embargo, la ley se encuentra impugnada ante la Suprema Corte de Justicia, la cual tendrá la última palabra al respecto. 

3. LAS CONSULTAS

López Obrador ha asegurado que su gobierno es totalmente por y para el "pueblo" por lo que las grandes decisiones serán consultadas a la ciudadanía. 

Hasta el momento, el gobierno federal ha organizado dos consultas ciudadanas: la primera para ver en donde se construiría el nuevo aeropuerto de México y la segunda para la construcción de la refinería de Dos Bocas.

La consulta sobre el aeropuerto se realizó entre el 25 y el 28 de octubre de 2018, antes de que AMLO tomara posesión como presidente, y de acuerdo con información del equipo del entonces presidente electo, los mexicanos decidieron que la obra se hiciera en la base aérea de Santa Lucía y no en Texcoco como era la idea original; sin embargo, la consulta careció de sustento legal. 

Aunque sí existe la figura de consulta popular, en el artículo 35 de la Constitución se establece que el Congreso de la Unión es quien debe llamar a consulta a petición del presidente, cargo que en ese entonces ocupaba Enrique Peña Nieto y pues claramente él no llamó a nada. Además, el mismo artículo estipula que el INE es el encargado de organizar ese evento y pues el instituto tampoco movió un dedo durante la consulta por el aeropuerto. 

O sea que la consulta en la que ganó Santa Lucía fue básicamente un ejercicio realizado por Morena en la que no hubo injerencia de ninguno ente ni institución que la acreditaran como legal. Al final el aeropuerto de Texcoco se canceló y la obra ya se está construyendo en la base militar. 

En tanto, en la consulta para construir la tan criticada refinería de Dos Bocas, Morena también resultó ganador, pues quienes votaron decidieron que es buena idea realizar la obra. 

¡BONUS!

4. EL PRESUPUESTO 

Aunque también involucra a los demás partidos, lo cierto es que Morena mueve los hilos en el Congreso al ser mayoría. 

El más reciente caso de ilegalidad es la aprobación del Presupuesto de Egresos para 2019 el cual, por lo estipulado en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, tenía que haberse aprobado desde el pasado 15 de noviembre. 

El documento está atorado en la Cámara de Diputados, en donde Morena tiene 258 legisladores, equivalentes al 63% de los 500 que hay en total, además de que el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados es el morenista Mario Delgado. 

El presupuesto no se ha aprobado debido a que los legisladores no han podido entrar al recinto a sesionar por las manifestaciones que grupos campesinos sostienen afuera de San Lázaro. Coordinadores de los grupos parlamentarios acordaron posponer para el próximo viernes, con sede por definir, la sesión ordinaria para la aprobación del documento pues no se han alcanzado acuerdos con los líderes gremiales. 

En tanto, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, que el presidida por el morenista Alfonso Ramírez Cuéllar, pospuso su sesión que también estaba programada para este miércoles para el próximo viernes a las 8 horas.