Ebrard se indigna con una columna de Guadalupe Loaeza y le dedica un tuit

Marcelo Ebrard se enojó con la escritora por una columna
Marcelo Ebrard se enojó con la escritora por una columna
Marcelo Ebrard se enojó con la escritora por una columna
Marcelo Ebrard se enojó con la escritora por una columna

Ebrard se indigna con una columna de Guadalupe Loaeza y le dedica un tuit

¡Pleito!Marcelo Ebrard se enojó con la escritora por una columna
Especial
Nación321
2021-05-06 |13:33 Hrs.Actualización13:33 Hrs.

El canciller Marcelo Ebrard se indignó con la escritora Guadalupe Loaeza y le dedicó un tuit en donde lejos de criticarlo, hace énfasis en lo buen político que es.

En su columna, Loaeza recuerda cómo fue que con tanto júbilo y orgullo fue inaugurada la línea Dorada, y que ahora, cuando enfrenta más problemas, el exjefe de Gobierno decide deslindarse.

"Ebrard se deslinda totalmente e incluso nos recuerda con toda la cobardía del mundo que: "El que nada debe, nada teme". Típica frase de alguien que sí teme porque debe mucho. Sobre las espaldas del ahora secretario de Relaciones Exteriores pesan 25 vidas y muchos heridos. De allí que se encuentre en un verdadero dilema en su carrera política porque como dice The New York Times: "El accidente -y la incapacidad del gobierno de actuar antes para resolver los problemas conocidos de la línea- de inmediato desató una tempestad política para las tres personas más poderosas de México: el presidente y las dos figuras políticas que, se cree ampliamente, son las primeras en la línea de sucesión del partido gobernante y, posiblemente, del país".

Y pum, al parecer las palabras de Loaeza le calaron al funcionario y decidió contestarle con este tuit: 

"Me parece un hombre inteligente, sensible, tiene este sentido de la empatía, que luego carecen los políticos mexicanos, y me parece muy incluyente, Marcelo Ebrard" dijo Loaeza, por allá de 2001. 

La escritora remató diciendo que le parecería un "excelente presidente de la República".

Tras el tuit de Ebrard, Simón Levy, exsubsecretario de Turismo, metió su cuchara y le pidió al canciller que no le hiciera caso a la escritora pues, según Levy, es bien sabido que "navega con la corriente que mejor le plazca".