Esta es la razón por la que AMLO 'le tira' a los Oxxo

El presidente afirmó que los dueños de Oxxo mandaban en México
El presidente afirmó que los dueños de Oxxo mandaban en México
AMLO y los Oxxos.El presidente afirmó que los dueños de Oxxo mandaban en México
Especial
Nación321
2021-10-13 |13:29 Hrs.Actualización13:29 Hrs.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha 'tirado pedradas' en las últimas semanas a la cadena de tiendas de autoservicio Oxxo, ¿pero sabemos por qué?

Básicamente, los acusa de oponerse a la reforma eléctrica y de no querer pagar la luz.

El lunes pasado, el presidente dijo que la molestia de la cadena de tiendas con la iniciativa de reforma eléctrica se debe a que el año pasado el gobierno federal les cobró 10 mil millones de impuestos que no querían pagar.

“Vergüenza les debería de dar a los de Oxxo, ¿cómo no van a estar en contra de la reforma energética si es inmoral lo que están haciendo? ¿Cómo van a pagar menos por la luz que las familias de las clases populares o medias del país?

“Si los Oxxos son un negocio, tienen una utilidad, porque abusan?, además lo voy a decir, el año pasado les cobramos 10 mil millones de pesos de impuestos que no querían pagar y que debían y ese es su enojo, ya se acabó la robadera”, expresó.

No obstante, en marzo de 2020, FEMSA precisó que cada una de sus tiendas Oxxo paga al mes un estimado de 14 mil 52 pesos por energía, aunque esta sea renovable.

"En promedio, cada tienda conectada a un parque eólico paga 14 mil 052 pesos al mes por la energía renovable. Este costo incluye, por cada tienda, una serie de pagos a CFE como porteo, uso de líneas de transmisión y un complemento que es un cargo fijo por formar parte de la red eléctrica nacional”, indicó en ese entonces. 

La iniciativa de reforma energética podría frenar los permisos para usar fuentes de energía renovables, lo que afectaría a empresas como Bimbo, FEMSA (propietaria de los Oxxo), Alsea y Walmart, las cuales empezaron a dejar de usar energías fósiles y empezaron a apostar por alternativas como la eólica o solar.

En caso de cancelarse estos permisos, no sólo podrían incrementarse las tarifas de energía, sino también elevar la inflación y pérdida de competitividad, aseguran expertos.