Chile alcanza histórico acuerdo y tendrá nueva Constitución

Protestas.
Los chilenos salieron a las calles a manifestarse por mejoras salariales y reformas educativas
Protestas.
Los chilenos salieron a las calles a manifestarse por mejoras salariales y reformas educativas

Chile alcanza histórico acuerdo y tendrá nueva Constitución

Protestas.Los chilenos salieron a las calles a manifestarse por mejoras salariales y reformas educativas
AP
2019-11-15 |19:14 Hrs.Actualización19:14 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque las protestas han dejado miles de heridos y 25 muertos

Chile alcanzó un histórico e inédito acuerdo político para cambiar la Constitución heredada de la dictadura militar (1973-1990) a través de una fórmula que será decidida en un plebiscito. Eso, luego de 29 días de un estallido social que ha cobrado 25 vidas y miles de heridos.

Será la primera vez que se elabore una Constitución en democracia. La vigente sólo ha sido reformada, la última vez en 2005.

La nueva Constitución se escribirá “sobre una hoja en blanco”, dijo el diputado socialista Marcelo Díaz.

El acuerdo fue alcanzado por todos los partidos politicos, excepto el comunista, desde el izquierdista Frente Amplio, hasta los conservadores de la Unión Demócrata Independiente (UDI), cuyo fundador, Jaime Guzmán, fue el principal redactor de la Constitución pinochetista, que consagró el libre mercado, privatizó la salud, la educación y los servicios básicos.

Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, dijo que rechazan el punto que establece que los acuerdos al interior del ente elegido deberán ser igual o superior a los 2/3.

El presidente Sebastián Piñera, que hasta hace una semana no accedía a la posibilidad de una nueva Constitución, no habló el viernes. Su vocera, Karla Rubilar, señaló que no apareció “porque con humildad reconoció que ayer era el tiempo del Congreso Nacional...”.

“Está muy contento, muy alegre, de ver que estamos dando pasos firmes hacia avanzar al acuerdo por la paz, hacia esa paz social que es fundamental...y poder cimentar el nuevo cambio constitucional".

Germán Silva, analista y académico de la Universidad Mayor, dijo a The Associated Pres que lo relevante del acuerdo “es que entrega una señal importante que pone una mirada, un camino (en) lo que podría ser (el inicio) del término de este conflicto, pone literalmente la luz al final del túnel”.

Pedro Alastuey, 36 años, profesor de educación física, declaró a AP que “hasta que no se dé una solución concreta a las solicitudes de la gente, es muy difícil que esto pare... La gente está entendiendo que si sigue protestando, van a seguir obteniendo cosas”.

Al atardecer miles de personas protestaban pacíficamente en una céntrica plaza que desde hace un mes es escenario de multitudinarias manifestaciones, que son manchadas por grupos de enmascarados que se enfrentan a la policía que los reprime con gases lacrimógenos y chorros de agua.

Claudia Heiss, académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, lamentó que antes del acuerdo hubiera miles de heridos, 25 muertos y más de 230 personas que perdieron la vida por la represión policial, antes “que la clase política haya finalmente recogido esta demanda social”.

El plebiscito preguntará a los chilenos si quieren cambiar la actual Constitución y mediante qué mecanismo.

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, dijo que el llamado Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución “es un primer paso, pero uno histórico y fundamental para empezar a construir el nuevo pacto social. Todos hemos escuchado".

Jacqueline van Rysselbergher, presidenta de la UDI, indicó que “esperamos sinceramente que el acuerdo derrote la violencia que se ha engendrado en nuestro país en las últimas semanas”.

La votación en el plebiscito será voluntaria. La última elección presidencial y de congresistas también fue voluntaria y sufragaron el 46.6% de los votantes habilitados.

Piñera se abrió a la posibilidad de una Constitución redactada por los actuales legisladores. Antes solo contemplaba reformar su texto.

Un violento estallido social el 18 de octubre derivó en protestas generalizadas que demandan mejores salarios y pensiones y rebajas en el precio de medicamentos. 

Con el paso de los días las exigencias se ampliaron a pedir el fin de las administradoras privadas de las jubilaciones y una nueva Constitución escrita por el pueblo.