Consulados sin recursos para rapatriar a mexicanos muertos por COVID-19 en EU

Familiares han tenido que pagar la repatriación de las víctimas del COVID-19
Familiares han tenido que pagar la repatriación de las víctimas del COVID-19

Consulados sin recursos para rapatriar a mexicanos muertos por COVID-19 en EU

El apoyo.Familiares han tenido que pagar la repatriación de las víctimas del COVID-19
Especial
2020-06-04 |07:23 Hrs.Actualización07:23 Hrs.

Martín, Javier, Carlos, Martha y Juan son parte del "memorial" en sitios en línea que se creó para obtener fondos colectivos a fin de repatriar a mexicanos que han fallecido por COVID-19 en Estados Unidos, ya que por el recorte presupuestal a consulados, los gastos deben correr ahora por cuenta de los deudos.

Familiares y amigos de los fallecidos han recurrido a internet para obtener el dinero que les permita, en la mayoría de los casos, incinerar los restos de sus parientes y enviarlos a su lugar de origen: México.

Antes de la pandemia, los consulados en la Unión Americana se hacían cargo de parte importante de los gastos para repatriar los restos. Ahora, distintas oficinas de gobierno, como las embajadas y sedes consulares, tendrán que reducir sus servicios debido al congelamiento que se anunció a las partidas 2000 y 3000, correspondientes a materiales y suministros, y servicios generales.

Ante esa medida, los mexicanos en Estados Unidos deben asumir el costo de trasladar a sus parientes, incluso después de haber agotado sus recursos en gastos médicos y muchos de ellos sin tener empleo.

Para repatriar los restos, el financiamiento que se pide en páginas como GoFundMe varía, dependiendo de las necesidades. Van desde los 5 mil hasta los 50 mil dólares (alrededor de un millón 100 mil pesos).

Las peticiones coinciden: los recursos se utilizarán para que "sus seres queridos puedan tener un cierre"; "para ser enterrado en su país, en México, con su madre y su hermano", como "era su deseo".

Para Ximena Antillón, psicóloga e investigadora del Programa de Derechos Humanos de Fundar, "el duelo es el proceso de elaboración de una pérdida. Aunque pareciera que el duelo tiene que ver con un dolor privado, no se puede hacer en soledad. Se necesita una comunidad que reconoce la pérdida y acompaña a los dolientes. Los rituales de duelo tienen esa función".

Antillón agrega que el COVID-19 tiene dos lados trágicos: la cantidad de muertes y que esas muertes no se pueden llorar. "No se puede acompañar a las personas al pasar a la muerte ni se puede acompañar a los familiares y deudos", subraya.

Hasta el 29 de mayo, el último registro de la Cancillería, había mil 138 connacionales muertos por coronavirus en la Unión Americana (más de la mitad, 692, en el estado de Nueva York), además de 368 contagios. En el resto del mundo, hay 109 mexicanos con COVID-19 y siete decesos, tres de ellos en España.

Los perfiles de las páginas para apoyo reflejan un poco la historia de las víctimas: "Fue una persona increíble y conmovedora"; "fue un gran cocinero"; "siempre fue la vida de la fiesta"; "hemos perdido una mujer hermosa". Quienes han muerto tenían entre 34 y 88 años, y eran chefs, músicos y obreros. Muchos llegaron jóvenes a Estados Unidos, dejando atrás hijos, hermanos, amigos, parejas, historias.