Keith Raniere, gurú de la secta NXIVM, es sentenciado a cadena perpetua

El gurú de NXIVM fue condenado a 120 años de prisión
El gurú de NXIVM fue condenado a 120 años de prisión

Keith Raniere, gurú de la secta NXIVM, es sentenciado a cadena perpetua

Keith Raniere.El gurú de NXIVM fue condenado a 120 años de prisión
AP
2020-10-27 |15:15 Hrs.Actualización15:14 Hrs.
CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque actores, políticos y empresarios han estado vinculados a esta secta de explotación sexual 

Keith Raniere, el autoprocalamado gurú de la secta NXIVM, es sentenciado a 120 años de prisión tras ser condenado por convertir a algunos de sus seguidoras en esclavas sexuales marcados con sus iniciales.

Raniere, quien fue condenado en junio de 2019 por los cargos de tráfico sexual, conspiración de trabajo forzado y crimen organizado, había estado esperando la fecha de su sentencia en la cárcel.

El proceso pone fin a años de revelaciones sobre NXIVM, que cobraba miles de dólares para seminarios exclusivos sobre mejoramiento personal en su sede cerca de Albany en el estado de Nueva York, aunque tenía filiales en México y Canadá.

Entre los miembros de la secta destacaban actores de Hollywood y otras celebridades y millonarios, algunos de los cuales se sometían a humillaciones y juraban obediencia a Raniere a cambio de sus enseñanzas sobre cómo lograr la perfección.

Raniere enfrenta cargos de conducta mafiosa, tráfico de migrantes, tráfico sexual, extorsión y obstrucción de justicia. La fiscalía ha pedido la cadena perpetua mientras que los abogados han pedido una sentencia de 15 años.

NXIVM incluso ha sido tema de dos documentales en meses recientes: The Vow (HBO) y Seduced: Inside the NXIVM Cult (Starz).

La fiscalía sostiene que Raniere, de 60 años, encabezó una organización criminal que usó la humillación para manipular a sus seguidores, que a su vez reclutaban a otros para acostarse con él.

La fiscalía dice además que Raniere tuvo relaciones sexuales con una joven de 15 años y que tuvo a otra adolescente encerrada en una habitación por casi dos años.