Alejandro Moreno: Con ciencia

La desaparición de los fideicomisos ha enfrentado al gobierno y diversos sectores de la sociedad
La desaparición de los fideicomisos ha enfrentado al gobierno y diversos sectores de la sociedad

Alejandro Moreno: Con ciencia

El debate.La desaparición de los fideicomisos ha enfrentado al gobierno y diversos sectores de la sociedad
autor
Alejandro Moreno
Director de encuestas de Nación321
2020-10-23 |10:14 Hrs.Actualización10:13 Hrs.

La eliminación de 109 fideicomisos ha generado un vaivén de desacuerdos entre el gobierno y algunos segmentos de la sociedad. Es importante precisar que algunos temas particulares dentro del paquete genérico de los fideicomisos cuentan con más apoyo popular que otros. Esto incluye la ciencia y la tecnología que, para la mayoría de los mexicanos, debería contar con apoyos. 

En la encuesta nacional de El Financiero realizada del 9 al 11 de octubre se preguntó a los entrevistados si creen que el país debería destinar más recursos o menos recursos a la investigación en ciencia y tecnología. El 70 por ciento se manifestó a favor de designar más recursos, mientras que 10 por ciento prefiere que se destinen menos recursos a esa área. 

De las opciones incluidas en la encuesta, el apoyo a aumentar recursos a ciencia y tecnología es equiparable al fondo para desastres naturales, que también registró 70 por ciento de entrevistados a favor de aumentar recursos a esa área. Un poco más abajo pero con mayoría de apoyo aparece el fondo para el cambio climático, que también tiene una aspecto científico importante. En el caso de los recursos a la cinematografía o al deporte de alto rendimiento las opiniones lucen más divididas. 

¿Quiénes apoyan asignar mayores recursos a ciencia y tecnología en el país? La encuesta no arroja diferencias de opinión notables dependiendo del sexo y la edad de los entrevistados, y, aunque quizás podrían esperarse diferencias según el grado de escolaridad, lo cierto es que éstas son menores: el apoyo a una mayor inversión en ciencia y tecnología es prácticamente el mismo entre el grupo de escolaridad básica y el de escolaridad universitaria, y un poco más bajo en el grupo de escolaridad media. 

La convicción de apoyar la ciencia y la tecnología no refleja el nivel de escolaridad ni tampoco el nivel socioeconómico, es un tema en el que el apoyo social es amplio y trasciende las diferencias por estrato educativo o de ingreso. 

No obstante, la encuesta revela un factor que sí resulta muy claro en distinguir a quienes prefieren aumentar y quienes apoyan disminuir los recursos a las áreas científica y tecnológica en el país: el nivel de religiosidad. Si consideramos la pregunta de con qué frecuencia asisten los entrevistados a servicios religiosos, quienes asisten con mayor frecuencia (los más religiosos), están más a favor de destinar menos recursos a la investigación en ciencia y tecnología; por el contrario, quienes asisten menos a servicios religiosos (los menos religiosos), favorecen más la idea de aumentar recursos a las áreas científicas. 

Estos resultados sugieren que quienes más probables de apoyar la eliminación de recursos a ciencia y tecnología sean los segmentos con mayores niveles de religiosidad. Admito que es un resultado un poco inesperado y que detecté al cruzar la información de la encuesta por los diversos perfiles socioeconómicos, pero es de llamar la atención. 

Por supuesto, el partidismo también arroja algunas diferencias de opinión, pero estas son más esperables: los morenistas expresan un mayor apoyo al recorte de recursos a ciencia y tecnología, mientras que los oposicionistas manifiestan un mayor apoyo a aumentar recursos en esa área. Esta es una división partidaria de opiniones es más esperable porque refleja las señales que envía tanto el presidente de la República como el grupo parlamentario de Morena a favor de la eliminación de los fideicomisos, incluidos fondos destinados a la ciencia. 

Pero el asunto de la religiosidad puede tener un significado distinto y revela otro tipo de división sociopolítica en el país, que las bases sociales de apoyo a ciertas políticas públicas tenga un factor religioso. Las diferencias de opinión entre el segmento más religioso y el menos religioso no son tan marcados en los asuntos de cinematografía y deporte de alto rendimiento, pero sí en la ciencia y en el cambio climático. Parece que estamos ante una base de apoyo político religioso que habrá que seguir examinando. Por lo pronto, la gran mayoría en México reconoce la importancia de la ciencia y la tecnología, y de invertir en ellas.