Enrique Quintana: ¿Cuántos ciudadanos saldrán a votar el domingo?

El próximo 6 de junio se celebrarán elecciones en todo el país
El próximo 6 de junio se celebrarán elecciones en todo el país
El próximo 6 de junio se celebrarán elecciones en todo el país
El próximo 6 de junio se celebrarán elecciones en todo el país

Enrique Quintana: ¿Cuántos ciudadanos saldrán a votar el domingo?

A las urnas.El próximo 6 de junio se celebrarán elecciones en todo el país
Nación321
autor
Enrique Quintana
Director General Editorial de El Financiero.
2021-06-01 |07:01 Hrs.Actualización07:01 Hrs.


¿Qué es lo que hace que la gente salga a votar en México?

La respuesta a esta pregunta es muy relevante en el contexto de las elecciones del próximo domingo.

De entrada, todo indica que la creencia en la posibilidad de influir en el futuro del país es uno de los factores determinantes.

Y, eso sucede, sobre todo, en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, las elecciones del domingo son inéditas por la concurrencia de procesos locales con el proceso federal.

En casi la mitad de los estados hay cambio de gobernador y en 30 estados hay cambio de alcaldes.

Nunca en la historia reciente del país se había presentado esa coincidencia, lo que hace pensar en la posibilidad de que la participación ciudadana el domingo sea especialmente numerosa en comparación con otras elecciones intermedias.

Considere también otras dos variables: la capacidad de movilización de los simpatizantes de las diversas fuerzas políticas y el miedo a salir derivado de la pandemia.

Todo ello concurrirá para determinar cuántos votarán el próximo domingo.

Hasta ahora, la elección intermedia con mayor participación registrada corresponde a las elecciones de 1997.

Si observamos el porcentaje de votos válidos respecto al padrón electoral, la tasa fue de 56.1 por ciento. En ninguna de las siguientes elecciones intermedias se registra una participación (medida de esa manera) que alcance siquiera el 50 por ciento.

¿Qué fue lo que motivó en 1997 a los electores a acudir a las urnas?

El fenómeno de mayor participación política se presentó desde 1994, año en el cual (en la era del IFE-INE) se alcanzó la mayor presencia en las urnas. El porcentaje del voto válido respecto al listado nominal fue de 74.8 por ciento, lo que nunca se ha vuelto a alcanzar.

Desde luego, no ha existido en México nuevamente un año como el de 1994.

Sin embargo, podemos pensar que las crisis política y económica, junto con la mayor confianza en las elecciones que ofreció el IFE ciudadano influyeron en que votara más gente.

El segundo lugar en la tasa de participación corresponde a las elecciones del año 2000, que condujeron a la primera alternancia en la Presidencia de la República, con un 62.6 por ciento de participación.

La posibilidad de hacer cambios con el voto es otro factor que mueve a los electores a salir a votar. Por eso, el registro del año 2000.

Y, no es sorpresa que las elecciones del 2018 tengan el tercer mejor registro en cuanto a participación electoral.

Las elecciones intermedias, sin embargo, carecen del atractivo de los comicios en los que se elige al presidente. Por ejemplo, en 2003, la tasa de participación cayó en 22 puntos porcentuales respecto a tres años atrás.

En el 2009, la caída fue de casi 13 puntos respecto a la elección presidencial previa y en el 2015 fue de 16 puntos.

Ni los más optimistas estiman que el próximo domingo vaya a acudir a votar el 60 por ciento. Pero aun si acudiera el 55 por ciento, ya estaría muy por arriba de los promedios de las más recientes elecciones. Eso sería equivalente a que emitieran votos válidos 51.4 millones de personas, más de 13 millones por arriba de la cifra de votantes del 2015.

¿A quién favorecería una alta participación ciudadana?

Usualmente se piensa que es a la oposición. Pero, en un contexto de 15 elecciones estatales, la oposición no es la misma a nivel federal que local.

A nivel federal, obviamente los candidatos opositores más distinguibles son los de la coalición Va por México (PRI-PAN-PRD). Sin embargo, a nivel estatal, en los estados en los que hay cambio de gobernador, Morena es oposición en 14 de los 15.

Algunos piensan que el “voto cruzado” es muy importante en México. La realidad es que lo más frecuente es el voto uniforme. Y, en el caso del “voto cruzado”, tiene mayor relevancia en las elecciones presidenciales.

Al margen de su preferencia, vaya a las urnas el próximo domingo. El resultado electoral influirá en el curso del país en los próximos años y quizás en décadas.

Así que, usted decida.