Ya hay probables culpables de los casos Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño

Norberto y Leonardo.
La situación de inseguridad ha hecho que dos jóvenes pierdan la vida
Norberto y Leonardo.
La situación de inseguridad ha hecho que dos jóvenes pierdan la vida

Ya hay probables culpables de los casos Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño

Norberto y Leonardo.La situación de inseguridad ha hecho que dos jóvenes pierdan la vida
Especial
2019-06-14 |19:02 Hrs.Actualización20:45 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque estos casos han causado mucha polémica

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó este viernes que ya hay probables responsables de las muertes de los estudiantes Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño, ocurridos en esta semana.

"Sí hay posibles responsables. No somos quienes a final de cuentas vamos a definir la situación, solo vamos a poner ante los tribunales las evidencias", declaró en conferencia de prensa la procuradora Ernestina Godoy.

En el mensaje, la titular de la dependencia capitalina mencionó que se están fortaleciendo las líneas de investigación sobre ambos casos.

"Cada vez más se van fortaleciendo las líneas de investigación sin que descartemos otras, pero se está fortaleciendo una en especial (...) Estamos buscando que las investigaciones sean sólidas, que las imputaciones que hagamos en los tribunales sean una carpeta de investigación muy robusta; hacemos pruebas periciales; estamos trabajando de manera profesional y científica", puntualizó.

El lunes, el cuerpo de Norberto Ronquillo, estudiante de la Universidad del Pedregal, fue encontrando en la alcaldía de Xochimilco.

Ronquillo, quien tenía 22 años, fue secuestrado el martes 4 de junio y, posteriormente, asesinado, de acuerdo con un comunicado de la institución.

Mientras que el estudiante Hugo Leonardo Avendaño fue encontrado muerto dentro de su vehículo en la alcaldía de Tlalpan, informó el jueves la dependencia capitalina.

La periodista Azucena Uresti informó que presuntamente en el caso de Leonardo el móvil pudo haber sido personal, donde otro sacerdote pudo haber estado implicado.