¿Qué está pasando entre México y Bolivia?

El Gobierno de México denunció hostigamiento por parte de la policía de Bolivia en la embajada de nuestro país
El Gobierno de México denunció hostigamiento por parte de la policía de Bolivia en la embajada de nuestro país

¿Qué está pasando entre México y Bolivia?

Hostigamiento.El Gobierno de México denunció hostigamiento por parte de la policía de Bolivia en la embajada de nuestro país
Cuartoscuro
2019-12-24 |14:27 Hrs.Actualización14:27 Hrs.


CREEMOS QUE IMPORTA POR...

Porque el actual gobierno de Bolivia no vio con buenos ojos que México brindara asilo político a Evo y parte de su gabinete 

Bolivia y México están viviendo momentos de tensión debido a que un grupo de policías rodeó la embajada Mexicana exigiendo la entrega de "personas refugiadas".


Desde este 23 de diciembre, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió un comunicado en el que expresó su preocupación debido a la presencia excesiva de personal de servicios de inteligencia y de seguridad bolivianos en el lugar, situación que permanecía de ese modo desde el 11 de noviembre.


Incluso, la secretaría denuncio intentos de revisión al vehículo en que se transportaba la embajadora mexicana María Teresa Mercado.

Esto, debido a que nueve funcionarios del gobierno que encabezó Evo Morales hasta el 10 de noviembre, cuando renunció a fin de evitar el derramamiento de sangre tras las protestas por los resultados que le daban la victoria en las presidenciales del mes anterior, se encuentran en calidad de refugiados en la embajada mexicana.

Del grupo que entró a las oficinas diplomáticas mexicanas el principal centro de interés es Juan Ramón Quintana, quien ocupaba el ministerio de Gobierno a la salida de Morales.

Como otros exfuncionarios, se encuentra acusado de sedición y terrorismo por presuntamente instigar y financiar protestas a favor del exmandatario.

GOBIERNO BOLIVIANO PIDE CABEZAS

La policía de Bolivia demandó este martes la entrega de "las personas refugiadas" en la embajada de México en ese país, ya que "tienen que responder ante la justicia".

El comandante departamental de la policía de La Paz, William Cordero, afirmó que sus elementos no acosan a los exfuncionarios del depuesto presidente Evo Morales ni a los funcionarios diplomáticos mexicanos.

"Más bien ellos (los funcionarios mexicanos) deberían colaborar con la justicia boliviana y entregar a las personas que se refugian al interior de la legación diplomática", declaró a la Agencia Boliviana de Información (ABI).

La fiscal Zartina Guardia aseveró el 26 de noviembre que cuatro exfuncionarios del ministerio de la Presidencia ya habían rendido declaración y aportado indicios inculpatorios, por lo que liberó una orden de apremio para la presentación de Quintana.

Sin embargo, la cancillería mexicana recordó la víspera la inviolabilidad de las instalaciones de sus representaciones de acuerdo a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

De acuerdo al artículo 22 de ese instrumento: "Los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión."

También se fija que "el Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad."


Y por último que "los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución".

Pese a esto, el jefe de la Policía de Bolivia insistió en que están cumpliendo con la misión constitucional pues consideran que "en este caso, existen mandamientos de apremio que debemos dar fiel cumplimiento para ponerlos antes las instancias del Ministerio Público".

Citó entre entre las personas refugiadas además de Quintana al exministro de Defensa, Javier Zavaleta; al de Justicia, Héctor Arce; de Culturas, Wilma Alanoca, además de otros exservidores públicos del gobierno de Morales.

Todos están implicados en actos de sedición y terrorismo, los cuales son del conocimiento de los funcionarios diplomáticos mexicanos "por lo que deberían colaborar y entregar a esas personas para que se sometan a la justicia como cualquier otro boliviano".

Advirtió que sus elementos "permanecerán en los alrededores de la embajada, "lo que no significa acoso, ni violación a la inmunidad diplomática de México en Bolivia".

¿QUÉ DIJO AMLO?

El presidente Andrés Manuel López Obrador apuntó este martes que ya disminuyó la vigilancia ante la embajada mexicana en Bolivia.

"Había esta situación que era violatoria al derecho de asilo, a las convenciones que hay para proteger al personal de la embajada y a quienes habitan en las embajadas (...) Hubo un comunicado de la SRE expresando nuestra inconformidad y tengo noticias de que aminoró considerablemente esta situación de vigilancia extrema", comentó.

Sin embargo, en redes sociales siguen reportando anomalías.


El expresidente de Colombia, Ernesto Samper condenó los hechos.

Hernán Gómez aseguró que lo que hace el gobierno boliviano rompe todas las convenciones diplomáticas.

Tras estas denuncias, el Gobierno de México lanzó un comunicado donde denuncia el hostigamiento tanto a su Embajada como a su Residencia Oficial y agradece las muestras de solidaridad de distintos países y representantes de organismos internacionales ante esta preocupante situación. Asimismo, refrenda su llamado a la comunidad internacional a seguir condenando la intimidación de la que están siendo objeto la Embajada y Residencia Oficial de México en Bolivia, lo que constituye una flagrante violación a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas