Pedro Kumamoto: Petroleras, jóvenes y el futuro

La participación de las nuevas generaciones es fundamental para exigir las acciones en favor del planeta.
La participación de las nuevas generaciones es fundamental para exigir las acciones en favor del planeta.

Pedro Kumamoto: Petroleras, jóvenes y el futuro

LAS VOCES.La participación de las nuevas generaciones es fundamental para exigir las acciones en favor del planeta.
Nación321
autor
Pedro Kumamoto
Excandidato independiente al Senado por Jalisco
2019-12-10 |06:50 Hrs.Actualización06:50 Hrs.

La Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, COP 25, está celebrándose en Madrid, España. Durante los próximos días entidades gubernamentales, corporaciones, activistas y científicos buscarán construir acuerdos que permitan evitar una catástrofe climática de escalas globales. 

Estas reuniones son fundamentales, pues permiten realizar compromisos internacionales que, en teoría, deben ser cumplidos por una gran cantidad de países y organismos. A lo largo de esta semana y media, el mundo atestigua los descubrimientos, las negociaciones y los acuerdos que comprometen a un cambio profundo en los modelos de producción y consumo en todo nuestro planeta.

Por ello la atención se ha centrado en la COP 25. Pensada inicialmente para tener su sede en Chile, pero cambiada a España por la crisis social que ha vivido el país austral en los últimos meses, la Conferencia arrancó sus trabajos al mismo tiempo que salían a manifestarse más de medio millón de personas exigiendo una solución a la crisis climática. Un arranque digno para los tiempos de desesperación que vivimos.

En la Conferencia, como suele pasar en esas cumbres de alto nivel, las antípodas caminan de la mano. Parafernalia y pompa para los gobernantes y salones no tan concurridos para los hallazgos científicos. Llamados fundamentados de los expertos a detener las emisiones de carbono y representantes de gobierno eludiendo atender solicitudes para la búsqueda de un nuevo negocio. Los representantes de petroleras y Greta Thunberg caminan codo a codo. En estos pasillos se discute la posibilidad de que las próximas generaciones puedan habitar el planeta.

Decidí entrevistar a Pablo Montaño, activista y Maestro en Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, porque creo importante conocer la visión de un experto como él que además participa en estos momentos en la Conferencia. 

  • ¿Por qué debería importarnos lo que sucede en estas reuniones si hemos visto que los acuerdos que se toman aquí se rompen una y otra vez?

  • "La COP hoy vale la pena por dos cosas: la primera es la definición de los avances, o la falta de ellos, que se darán desde los países y los compromisos de reducción de emisiones frente a la crisis climática. La segunda, es porque se convierte en un espacio que permite evidenciar la simulación que existe respecto al primer punto. Cuando los ricos y poderosos se ponen a discutir delante de los pueblos indígenas y las organizaciones de la sociedad civil, queda al descubierto la forma en la que sus acciones no alcanzan las expectativas de su discurso".

  • Destaca la relevancia que han tenido voces usualmente periféricas en este tipo de eventos. Activistas, niñas, niños, jóvenes y pueblos originarios se han vuelto protagonistas de esta edición de la COP. ¿Cómo crees que esto afectará a los compromisos que se tomen?

  • "Las voces históricamente ausentes hoy se convierten en actores fundamentales de la COP. El lunes por la mañana, Greta Thunberg convocó una rueda de prensa donde cedió la voz a jóvenes de países del Sur global. Desde ahí se denunció la hipocresía y violencia del gobierno chileno, el apartheid climático que viven buena parte de los países africanos, el hostigamiento a los nativos americanos y otros conflictos que no llegan a la agenda pública. En estas voces está la posibilidad de desenmascarar la simulación".

    ¿Qué es lo que más interesante que has experimentado en este evento?

  • "Lo más interesante es ver la colisión de dos modelos y dos visiones del mundo. Entre los poderosos, las industrias de combustibles fósiles y las voces de cambio".

  • Frente a la crisis climática que vivimos pareciera que la solución solo puede ser política e internacional. En ese sentido, ¿hay alguna propuesta para coordinar esfuerzos que te haga sentido?

  • "La propuesta sería entender cómo se desarrolla el debate en nuestro país, región y ciudad. Llevar la discusión y el reclamo a todos los espacios. La Crisis Climática no encontrará soluciones si la población no las demanda. Activarse, organizarse y hacerle frente a aquellos que piden conservar el status quo de consumo de combustibles fósiles es clave para lograr mitigar el cambio climático".

Durante las últimas ediciones algunos han comenzado a cuestionar la trascendencia de este tipo de reuniones, pues lamentablemente gobiernos cuyas acciones son fundamentales para reducir las emisiones de carbono a nivel global, han decidido unilateralmente no cumplir con los acuerdos, como ha ocurrido con Estados Unidos o China.

Sin embargo, lo que plantea Montaño es fundamental: en estos encuentros de visibilidad internacional se pueden denunciar las hipocresías ambientales para enfrentar a los grandes intereses económicos. Estamos en momentos decisivos para el futuro de la humanidad y este tipo de espacios siguen siendo valiosísimos para motivar nuevas y urgentes reflexiones, para hacer visibles problemáticas que no siempre ocupan la agenda.

Desde aquí, escuchando a los jóvenes y cada vez menos a los petroleras, tal vez podremos imaginar otro mundo posible.